II ULAPSI

União Latino-americana de Entidades de Psicologia

Desde el inicio del montaje del Congreso nos planteamos algunos sustentos básicos del mismo:

  • 1. Un Congreso “pobre”, que quiere decir humilde, ajustado en su disponibilidad de recursos (esencialmente humanos).
  • 2. Un Congreso “sustentable financieramente”, que quiere decir que no dejaría saldos económicos negativos ni para la ULAPSI ni para las Sociedades cubanas. Su “sustentabilidad” unida a su “pobreza” hacía plausible la idea de incluso obtener beneficios que ayudaran al proyecto ULAPSI y a las Sociedades.
  • 3. Un Congreso de “autogestión funcional”, lo que quiere decir una organización planificada mínima, esencial sobre la que los propios participantes deberían participar de forma activa.
  • 4. El Congreso debería ser algo distinto a los clásicos Congresos que se organizan. Sobre todo en lo que a su “filosofía programática” se refiere. El Congreso debía:

4.1 Representar en su “universo nominal” su vocación latinoamericanista, participar en la toma de consciencia de los participantes de su realidad profesional en el continente.

4.2 Salir de los muros de su sede principal y estar en los espacios reales de trabajo de los psicólogos.

  • 5. Por último, desde las nuevas tendencias de la llamada “arquitectura sensorial” que comprometen la realización de este tipo de actividad con la experiencia emocional del participante (“guest expirience”) introdujimos la noción de “wao!”. Debería ser un “Congreso Wao!”.

Ese fue el planteamiento ideal, y considero que en mucho ULAPSI debe aprovechar los presupuestos para la construcción de otros eventos.

Para las Sociedades cubanas considerábamos fundamental que el Congreso tuviera sustentabilidad económica. Que se autofinanciara con las inscripciones y ojala que dejara algún beneficio económico para favorecer la sustentabilidad de otros proyectos de ULAPSI.

Fue escogido como sede del Congreso el Centro de Convenciones Capitolio. Sus fortalezas básicas:

  • 1. Con “Capitolio” podíamos pactar un precio muy razonable (según la prospección inicial que realizamos) en base solo a alquiler de salones. Esto significa que el servicio en Salas es muy básico y rudimentario, pero puede ser suplido con la “autogestión” y la acción de los edecanes propios.
  • 2. Logramos con Capitolio que de los siete salones disponibles nos diera servicio de “computador y data show” en seis salones y televisor con “supervideo” (digital) en uno.
  • 3. Capitolio está ubicado en un entorno más libre y participativo que otros Centros de Convenciones. Los Centros de Convenciones tradicionales, además de tener precios muy altos, son poco flexibles. En ellos se produce un efecto de “encerramiento” en los delegados que rápidamente se convierte en inasistencia. Su entorno geográfico no es la “cotidianeidad de la ciudad” en la que se realiza, sino un espacio “artificial”. Un Congreso debe estar cerca de la vida real de la gente que puebla la ciudad en la que se realiza.
  • 4. La sede escogida “El Capitolio” está enclavado en la zona que abre la conocida Habana Vieja y la zona de Centro Habana., esta rodeado de de lugares interesantes susceptibles de ser visitados por los delegados sin tener que ausentarse todo el día del Congreso (incluso es posible ausentarse y volver por la cercanía).
  • 5. Esta rodeado de hoteles y centro de servicios alimentarios de diferentes tipologías y precios, rodeado de escenario susceptibles de ser visitados por los delegados sin tener que ausentarse todo el día del Congreso (incluso es posible ausentarse y volver por la cercanía).
  • 6. Con CUBATUR pactamos precios diferenciados para el Congreso en casi diez hoteles de los alrededores, cosa que resultaba imposible con los Hoteles cercanos a otros centros de Convenciones (dígase PALCO).
  • 7. Capitolio nos “permitía” ciertas libertades operativas siempre y cuando no afectaran las normas internas de cuidado del inmueble.
  • 8. Capitolio es un lugar con alto potencial de efecto “wao”. Es un centro histórico de alto valor con una edificación y un diseño interior impactantes.

El Capitolio nos presentaba no solo fortalezas, sino también amenazas fundamentales.

  • 1. Capitolio no tiene condiciones de producción de los insumos básicos para el Congreso (imprenta y papel para edición del Programa).
  • 2. Todo el personal de Capitolio se reduce a un equipo de 6 personas. Por lo que apenas contaríamos con un técnico de medios para los siete salones, dos personas para la atención a los problemas de las Salas.
  • 3. El riesgo con respecto al equipamiento estaba en la rotura de algún equipo, lo que no tendría solución técnica inmediata por parte de ellos.
  • 4. Tres de los salones de Capitolio no disponían de aire acondicionado, entre ellos el Hemiciclo (salón de mayor capacidad y dónde se tendría que realizar la inauguración y cierre según la filosofía el Congreso).
  • 5. Esta ubicado en una zona en la que falta el agua con alguna frecuencia con la consecuente influencia negativa que esto puede traer para el funcionamiento de los servicios sanitarios.
  • 6. Aún cuando la capacidad física de Capitolio es de 1100 participantes sentados, esta cifra se divide en solo siete Salones lo que resultaba riesgoso si el Congreso crecía en volumen de participantes.
  • 7. Una amenaza más apareció en el transcurso de la organización. Capitolio no dispone de paneles colgantes para la presentación de carteles (“posters”).

Desde el inicio con la Dirección de ULAPSI se montó un esquema “triangular” de organización. Un “brazo de apoyo básico” que estaría en Brasil por las condiciones que en este sentido tiene el Consejo Federal de Psicología de Brasil, entidad fundamental de ULPASI que siempre ha mostrado su apoyo al proyecto y su relación solidaria y cálida con Cuba. Otro “brazo movilizativo”, conformado por las entidades de México y Brasil como los dos centros potencialmente promotores de la mayor cantidad de delegados al Congreso. Un “brazo organizador operativo”, las entidades cubanas.

De cualquier modo las tres partes organizadoras fundamentales se comprometieron e hicieron de todo. De hecho en el periodo previo a la realización se realizaron varias acciones desde Cuba:

1. Se puso a punto la “ferramenta” de inscripción.

2. Se seleccionó la imagen del Congreso (mural de la Bienal de la Habana) y el lema “Por una Psicología con todos y para el bien de todos”.

3. Elaboramos un video promocional en formato mpg4 que se subió a la página web del Congreso y que sirvió de reconocimiento de la Sede y su entorno.

4. Conseguimos la aprobación para utilizar una guía turística de Cuba y colgarla en la web.

5. Se accionó a diario el trabajo de información vía el “webmaster” de Brasil y el excelente equipo de organizadores que trabajaron junto al CFP.

6. Mantuvimos a diario las respuestas al “hable con nosotros” de la web.

7. Se hicieron todas las cartas de invitación de los participantes que requerían de las mismas para poder viajar a Cuba.

8. Chequeamos los estados financieros y los costos que se producían (para evitar sorpresas al final).

9. Elaboramos la Convocatoria al Congreso, sus líneas temáticas, su universo conceptual.

10. Inscribimos el Congreso en el Buró de Convenciones.

11. Pactamos al turoperador oficial CUBATUR y acordamos las ofertas de hoteles y precios.

12. Se hicieron las primeras gestiones de Local y Precios. Aquí se incluye la selección del lugar para el Cóctel de bienvenida, la búsqueda del servicio gastronómico

13. Más adelante a esto se adicionó la búsqueda de los locales alternativos por el crecimiento del Congreso: UNEAC, Salón Fresa y Chocolate, Dibujos animados, Hemiciclo de Bellas Artes (arte universal), Salones del Hotel Parque Central y la Biblioteca Villena.

Con esta información comenzó un arduo trabajo de conformación del Programa científico. El programa en sí mismo fue un intento de conceptualizar (con sentido obviamente de organización de un congreso) la inserción de lo que hacen los psicólogos en sus diversos escenarios dentro de una representación latinoamericanistas. El fin de todas las acciones está en los pueblos latinoamericanos. Un programa de vocación latinoamericanista. El Programa resultante, partiendo de lo que se establecó en la “filosofía del Congreso”, genera un “universo lingüístico conceptual” en el que los autores y sus trabajos se ubican en un contexto latinoamericanista de vocación y sentido. “La realidad latinoamericana: compromiso y vocación de la psicología en la región”, “La Psicología de la Salud en América latina como paradigma social”, “Construcción del saber y el hacer de la Psicología Latinoamérica: historia y epistemología”, por solo recordar algunos.

Al final el Programa en su versión definitiva quedó integrado por:

Mesas redondas 51
Simposios 12
Comunicaciones personales 603
Carteles 138
Videos 4
Libros 4
Revistas 1
Reuniones de trabajo 2

La inauguración del Congreso fue catalogada por los especialistas de Capitolio como única en los últimos veinte años. Más de 600 personas sentadas y una gran cantidad de pie. Un total de 750 personas aproximadamente. El inicio auguró un reto. Siempre se pensó en un Congreso con mucha gente. Pero no se imaginaba la cifra alcanzada. Para Cuba es un Congreso muy grande. Las cifras de participación fueron verdaderamente altas y, en cierto sentido, sorprendentes incluso para los que por razones de las funciones que desempeñaron estaban muy al tanto de las acciones de preparación del Congreso y de la inclusión de los posibles delegados.

Cuba 339
México 265
Brasil 239
Chile 9
Argentina 6
Costa Rica 5
Nicaragua 3
Uruguay 3
Bolivia 2
Colombia 2
Ecuador 2
Guatemala 1
Perú 1

Total 877 participantes de 13 países latinoamericanos.

Fue un Congreso grande. Pero más que eso fue un Congreso “cálido” (y no precisamente por el calor). Los participantes interactuaron, se sintieron escuchados, establecieron contactos. El Congreso marcó modificaciones en los estereotipos tradicionales. No se trata de mejor o pero. Sino distinto. Los participantes quedaron satisfechos.